viernes, 24 de marzo de 2006

¿Sueño o pesadilla?

Desde que puedo recordar, sucede que a veces, durmiendo, tengo un sueño... que no estoy muy segura de poder calificar de pesadilla. Si bien no resulta horrorífico, ni aterrador, ni es nada del otro mundo, de pequeña siempre me despertaba llorando con ese sueño. Hoy en día ha cambiado apenas un poco, ya no lo tengo mientras duermo, sino cuando estoy a punto de dormirme (de pequeña a veces también me sucedía en ese momento, pero me sucedía más cuando estaba ya dormida), pero invariablemente tengo que levantarme y hacer alguna otra cosa hasta que vuelvo a sentir sueño, pues me desvelo completamente con una sensación de ansiedad muy fuerte.

Es un sueño difícil de narrar, porque no tiene partes que se puedan narrar, pero lo intentaré, para no dejaros con la duda.

Imaginad un alfiler. Un alfiler normal y corriente. ¿Es pequeño, verdad? Habéis tenido muchas (o alguna vez) veces un alfiler entre dos dedos, ¿No es cierto? ¿Verdad que es pequeño? Bien. Ahora imaginad un alfiler de unas 200 veces el tamaño del alfiler normal. Imaginad también un alfiler de unas 200 veces menos de su tamaño habitual. Ahora imaginad que late. Si, como un corazón. Con la diferencia de que sus latidos no es que le hagan cambiar de tamaño, sino que los latidos os hacen sentir que el alfiler ocupa a la vez esos tamaños, y todos los intermedios. Insisto, el latido no le hace cambiar de tamaño, sólo os lo hace sentir a vosotros. Además de verlo, puesto que ya veíais que ocupaba todos esos tamaños a la vez.

Ahora imaginad que lo cogéis. Resulta tremendamente fácil cogerlo, pues es un alfiler de tamaño normal. Pero a la vez resulta tremendamente minúsculo y tenéis miedo de romperlo. Y a la vez resulta tan grande que no es posible abarcarlo. No, no tiene peso, excepto el de un alfiler de tamaño normal. Sólo tiene más y a la vez menos volúmen. Sin embargo lo cogéis. A la vez que el alfiler es normal, y minúsculo, y gigante, mientras vosotros lo tenéis en la mano, empezáis a pulsar a su mismo ritmo, y sois, a la vez, minúsculos, y enormes, y normales y todos los tamaños entre ellos.

No hay sensación en el sueño. No hay emoción asociada durante el sueño, pero de puros nervios invariablemente acabo despertándome si estoy dormida, o teniendo que encender la luz y levantarme si estoy despierta.

A veces sucede que no cojo el objeto que titila de esa forma, sino que lo contemplo desde "fuera". Eso no hace que la sensación de nervios y malestar sea menor, sino que, quizás, incluso la intensifica.

Enfin. Ya se que no lo he explicado muy bien, pero espero que se haya entendido al menos un poquito.

Besos.

2 comentarios:

Piteas dijo...

Ante todo educación: Buenos dias

Se a lo que te refieres Ghani.
A mi me ha pasado, pero no con tamaños, sino con distancias, como si algo de repente estuviese cerca y lejos... ¿Muy féerico no?

Y tu ranquila, partiendo de la base de que has tenido que explicar como un alfiler "pulsa" y de que ocupa dos volúmenes a la vez, yo creo que te has expresado muy bien :P

Antonio dijo...

Yo creo que te expicas divinamente.
Yo tuve un sueño parecido, y realmente la sensacion es agobiante.
Yo tenia una moneda que era a la vez una y millones de ellas. Era inabarcable, como la idea de infinito, agobiante. Gracias a Dios solo lo he soñado una vez.

Yo achacaria estos sueños a la ansiedad, al stress. No crees?.