miércoles, 22 de agosto de 2007

Sin Título

Se sentía traicionado. Abandonado. Profúndamente herido. Y sólo.

En Blanco.

Su amistad había durado décadas. Décadas hablándo con Ella. Conversando, riéndo juntos, incluso llorándo y contándole sus más íntimos pensamientos, deseos, dudas...
Consultándole cualquier decisión difícil. Desnudándose ante Ella.

Oh, por supuesto él no era el único que La tenía por confidente, y lo sabía. Pero no importaba. Ella escuchaba a todos por igual.
Las amigas de Ella eran las indiscretas, las casquivanas, las que se lo contaban todo a los demás, traicionando así las confidencias que le contaba a Ella.
Pero no lo hacían con malicia, y él lo sabía siempre. Le divertían esas coqueterías de Ellas con la gente. Incluso las esperaba con ánsia, para ver las reacciones de los demás.
A veces, esas mismas reacciones le decían a él mismo cómo solucionar algún problema, o le disipaban alguna duda.

Pero eso no había sucedido ésta vez. Ella y sus amigas le habían abandonado.
De repente.
Sin ningún aviso, advertencia, enfado previos... Nada.

En Blanco.

Otras veces, por medio de Ella y de Ellas, se había desnudado ante el mundo. Se sentía vergonzoso en su presencia, indefenso, debido a la falta de artificios sobre él.

Pero ésta vez era distinto.

Pareciera que hubieran terminado de vaciarle, de despojarle de todo y su carcasa ya no les interesara.

Se sentía más desnudo que nunca.
Incluso vacío de cosas que contar.

Le habían abandonado. Quién sabe si para siempre.

De repente.

En Blanco.



...


Días más tarde, alguien reparó en su ausencia.
Le encontraron en su escritorio, frente a una Página en Blanco.

Nadie averiguó nunca qué le había sucedido. Tenía la mente en Blanco y no sabía hacer nada. Sólo estaba tranquilo cuando tenía una Página en Blanco delante, y no podía hablar, ni entendía cuando le hablaban.
Las Palabras parecían haberle abandonado.
Pero así, aquel que Las había amado tanto como a Ella, provocó un aluvión de Palabras, de todos los géneros, viviendo en Ella y por Ellas.

Ya no más en Blanco.

2 comentarios:

antonio m dijo...

"Pero así, aquel que Las había amado tanto como a Ella, provocó un aluvión de Palabras, de todos los géneros, viviendo en Ella y por Ellas"

¿Te refieres al prota del relato?

Al principio crei que no hablabas de palabras, sino de musas. Lo que no se es quien sera ella. ¿La musa jefa?.

Ghanima Atreides dijo...

xD

La "Página en Blanco" :P
Es un escritor :) (o eso se supone, claro xD)